La formación: ¿gasto o inversión empresarial?

Las empresas son organizaciones con capacidad de aprendizaje y que necesitan constantemente actualizar sus conocimientos para poder dar respuesta a los constantes desafíos a los que están sometidas. Sólo desde el conocimiento se es libre de tomar las decisiones más adecuadas en todo momento.

Las mismas inversiones en materiales, tan costosas, sólo serán rentables cuando estén en manos de un equipo humano adecuado para sacar de ellas las máximas posibilidades.

Desde este punto de vista, la formación puede presentarse a las empresas con una doble perspectiva de gasto e inversión.

  1. Puede ser vista como  un gasto más que acometer para mantener actualizados los conocimientos y destrezas de los trabajadores y la formación del nuevo personal. En este aspecto, la formación se considera como un gasto similar al de mantenimiento de las instalaciones y equipos o el consumo de energía.
  2. Sin embargo, la formación tiene también una perspectiva como inversión para las empresas, puesto que potencia el desarrollo de nuevos proyectos,  sirve de base para la mejora de la calidad de los productos,  el mantenimiento de la competitividad,  facilita la innovación y la diferenciación,  la toma rápida de decisiones y la capacidad de adaptación a los cambios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s