El secreto está en la taza

El café es una materia prima muy rica en componentes químicos, unos 10.000, superando con creces a otros productos tan aromáticos como el  vino y el chocolate.  Ésto va a hacer que sean innumerables los factores que influirán en los matices organolépticos finales del café en la taza del consumidor.

El café tiene dos variedades: robusta y arábica. Pues bien, un mismo saco de café robusta o arábica, tratado en dos plantas de elaboración de café tostado en grano o molido distintas, puede dar lugar a productos finales diferentes.

O lo que nos atañe más de cerca, a partir de un mismo paquete de café elaborado por 2 personas distintas puede dar lugar a resultados diferentes. El secreto está en la erogación (extracción) del café, proceso que dura entre 25 y 30 segundos y al que le influyen factores como la calidad del agua, la cafetera, la humedad del ambiente o incluso… la taza.

Dicho de otra manera, el 98% del resultado final en el sabor de una taza de café depende dónde decida el consumidor tomarse esa taza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s