Pescados y mariscos: buenas prácticas de transporte y almacenamiento

El pescado y el marisco son productos delicados que requieren un esmerado cuidado en su manipulación, desde la pesca o cultivo hasta la venta al consumidor, para evitar alteraciones que los hagan impropios para el consumo. Algunos mariscos (centollos, langostas, almejas, etc.) pueden venderse vivos, asegurando así su frescura.

En el caso del pescado, el método más corriente de conservación es su refrigeración con hielo o con salmuera enfriada. En cualquier caso, es importante que el pescado no alcance temperaturas ambiente en ningún momento de su almacenamiento y transporte, ya que esto supondría su rápido deterioro. Las temperaturas de transporte habituales se recogen a continuación

Método de conservación                     Temperatura
Refrigerados                                Próxima a la fusión del hielo (0 ºC)
Congelados                                  -18 0C con oscilaciones de ±3 0C
Congelados en salmuera                                    -9 ºC

Los vehículos destinados al transporte de pescados y mariscos frescos, o a su venta ambulante, deben ser exclusivos para este fin, isotermos en el caso de pequeñas distancias o refrigerados si los desplazamientos son mayores. Además, deben mantenerse en perfectas condiciones de higiene, debiendo desinfectarse todas las superficies periódicamente.

Una vez que el pescado llega a su destino, bien sea a la pescadería para su venta directa al público, bien a una planta de procesado, debe ser inspeccionado para comprobar su buen estado. En el caso de las industrias, podrán realizarse exámenes físico-químicos (histamina, metales pesados, biotoxinas…).
En el caso de las pescaderías, el control suele reducirse a un examen organoléptico, es decir, se comprueba su color, olor, firmeza y presencia en general, la documentación y el etiquetado.

VIDEO: “Nuevas tecnologías para evitar el deterioro del pescado”

 

En nuestro canal de Youtube, encontrarás videos sobre la higiene y manipulación del pescado

Anuncios

Un pensamiento en “Pescados y mariscos: buenas prácticas de transporte y almacenamiento

  1. No me atrevería consumir nada congelado, mientras no exista un indicador en el envase que me asegure que no hubo ruptura de la cadena de frío! (-18°C)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s