Diseño higiénico de la cocina (parte 1)

Una de las cuestiones a tener en cuenta en el diseño y gestión de cocinas es la iluminación. Por todos es conocido que una correcta cantidad de luz tiene unas ventajas entre las que  podemos destacar:

  1. Se fomenta el orden y limpieza,
  2. Disminuye la fatiga y el cansancio de la vista,
  3. Facilita la visualización de lugares sucios, etc.

Pero no debemos dejar pasra por alto otros detalles de vital importancia a la hora de diseñar el sistema de iluminación de una cocina industrial, como que:

  • La luz sea blanca, para que no nos confunda en nuestro proceso productivo. Por ejemplo la “caramelización” de la leche, si la iluminación es con luz marrón.
  • Las fuentes de luz estén encastradas y no suspendidas para evitar cúmulos de suciedad ambiental.
  • Que estén protegidas, para que no sean origen de peligro físico.
  • Que se distribuyan de forma general y uniforme por toda la zona de manipulación de alimentos.

¿Lo ves claro?

Anuncios

Un pensamiento en “Diseño higiénico de la cocina (parte 1)

  1. Me gustaría agradeceros vuestro compromiso, con un permanente y adecuado proyecto de cocina industrial.
    Es mi especialidad, aprendida en las cocinas desde hace mas de 30 años, y es de lo que voy a escribir y, si
    me lo permitis, colaborar en todo lo que esté en mi mano.
    Para que una cocina tenga un buen diseño higiénico, ha de tener primero un buen diseño. Este es el problema
    con el que nos encontramos día a día, cocinas mal diseñadas y, por tanto, difíciles de darles un buen tratamiento
    higiénico. Por ejemplo: En la foto de mas arriba, hay un bloque de cocina con una campana con aportación, que
    comienza con un plano neutro seguido de una freidora de dos senos y termina con lo que parece ser un horno.
    Si nos fijamos en el horno, vemos que está ligeramente fuera del amparo de la campana. Ademas, si tenemos
    en cuenta que el horno se abre primero unos 15/20 cms. para que suelte todo el vapor, antes de abrirlo completamente. Podemos imaginar el estado del techo unos días después de la puesta en marcha. Todo ello con el problema añadido de que un plafón de luminaria está casi encima de la descarga del vapor. ¿Para que sirve la higiene si no tenemos un buen
    proyecto?
    Es evidente que, en ese proyecto, no se han tenido en cuenta éstos “detalles”, por lo que se deduce, que a quién hay
    que vigilar es a los que hacemos esos proyectos que, por otra parte, no se pueden estudiar en ninguna Universidad

    Gracias por permitirme dar una opinión.
    Aga Barroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s